Buscar
  • paloma cela

Bajando banderas


Bajando banderas

- ¿Ha pensado usté alguna vez lo que supone bajar bandera?

El autor solo piensa en lo que supone aguantar a diario un taxista verborreico. Pero la directora ha arreglado con Cristóbal que sea él quien baje a Madrid a su marido mientras esté con muletas. Para un taxista, un volante es una tribuna, lamenta el autor

- Bajar la bandera es empezar a entenderse. Ahí ya no es ni lo usté diga ni lo que yo diga: lo que diga el taxímetro es ley para los dos. Ni pa mí ni pa usté.

El taxímetro ha ido dando alegres zancadas carretera de Castilla abajo, pero al llegar a la Casa de Campo el tráfico empieza a mostrar los primeros brotes verdes de lo que seguro será un atasco a la entrada de la M30.

- Usté lleva el coche al taller: no sabe lo que van a cobrar. Avisa al fontanero por una avería ¿por cuánto le va a salir la broma? Abre usté una cuenta en un banco: ni los del banco saben decirle la sarta de comisiones que va a pagar. Vota usté al político que le gusta: como son listas cerradas, le dan a usté una de cal y noventa y nueve de arena.

- Ya lo dijo Hobbes: el hombre es un estafador para el hombre.

- Y mire que tenía paciencia, el santo Job. Pues eso, con el taxímetro, no le pasa: usté elige a dónde ir y paga lo que dura la carrera.

- Faltan más taxímetros en la democracia

- Póngale el retintín que usté quiera. Ya lo de “bajar bandera” lo dice todo. Dese cuenta de que hay muchas banderas alzadas: que si la del independentismo, que si la del españolismo, la de una religión, la de la otra, la de la desregulación, la del sindicalismo, la de las izquierdas, la de las derechas… y una bandera alzada es como una cachiporra para dar hostias. Esos trapos los carga el diablo. El que va a dar, fíjese, nunca lleva bandera. El que va a pedir o amenazar, siempre. Hay que bajar más banderas y arrimar más hombros ¿no cree usté?

En Alonso Martínez les desvían. Hay dos manifestaciones simultáneas, una en defensa de la familia y otra en defensa del matrimonio gay.

- Y ¿qué me dice usté de esto?- pregunta Cristóbal al retrovisor interior

- Unos defienden la familia heterosexual y atacan la familia homosexual. Otros defienden a la familia, cualquiera que sea, y atacan el que quede supeditada a la orientación sexual de sus miembros.

Al taxista Cristóbal, esos razonamientos en forma de pirueta le tocan un poco las narices. Para lo que es él, tarda un poco en encontrar la réplica.

- Y el tráfico, ¿quién nos lo defiende?


0 vistas